Month: July 2014

CORAZÓN DE LEÓN, UN CUENTO AGRIDULCE SOBRE LOS PREJUICIOS

Normalmente esta es una época del año bastante mala para el cine, en el sentido de que las películas que abundan son bastante comerciales desde un punto de vista económico y de marketing, productos destinados a un público masivo, especialmente juvenil, vacíos de contenido y sin sentido en muchos casos aunque con excepciones claras. Posiblemente me estaré repitiendo con esto, pero en esta ocasión está plenamente justificado, porque la película de la que voy a hablar, se sale absolutamente de los cánones establecidos por la estacionalidad.

Y es que, afortunadamente, espero que esto se convierta en una tendencia creciente, y en pocos años, el verano deje de ser una etapa de sequía, y encontremos películas atractivas no solo por sus efectos visuales, sino historias de calidad y coherentes que nos hagan pensar que empleamos bien el dinero que cuesta la entrada más las consumiciones que cada uno estime oportuno realizar. Mencionaba la semana anterior que la nueva entrega del Planeta de los Simios era la mejor película del verano. Estoy orgulloso de poder retractarme de esta afirmación, porque Corazón de León no es que sea la sustituta en el podio, pero sí que ocupa un lugar importante en él.

Seguramente por ser una producción de factura menor y no contar con las herramientas de marketing adecuadas, esta cinta pasará desapercibida a favor de otras tantas. Lo cual es una pena, porque condenamos a una película excelente a una injusta dependencia del boca oreja. Corazón de León es una película mal vendida. Los pocos que hayan mencionado su existencia, seguramente contarán de ella que es una comedia ligera o algo por el estilo. Nada más lejos de la realidad. Es una tragicomedia, en la que quizás tiene un peso más importante la parte divertida de la historia, pero es que el relato no deja de ser crudo y complejo, pues trata del comportamiento humano, el cual, nunca deja de ser difícil y carente de elegancia.

Nos cuenta la historia de un encuentro, de una de esas cosas que forman el destino y la vida en sí misma, las casualidades. Porque conocer al amor de tu vida, solo se da en unas pocas ocasiones. Es la difícil historia de amor entre Ivana Cornejo (Julieta Díaz), una abogada que comparte despacho con su ex marido, Diego Bisoni, del que se divorció años atrás. Diego sigue acosando a Ivana, vigilando con quien sale o lo que hace, incapaz de aceptar que su matrimonio finalizó. Durante una discusión por teléfono, Ivana arroja su móvil al suelo, en plena calle. Esa misma noche, recibe una llamada de un hombre que ha encontrado su teléfono. Un hombre magnético, con mucha labia, llamado León (Guillermo Francella). Conciertan una cita para que Ivana recupere su teléfono, pero todo se viene abajo cuando ella conoce a León. Pues la visión que se había hecho de él no se corresponde con la realidad, pues es un hombre que mide 1,37.

Rápidamente, los prejuicios entran en escena. Y nos encontramos con que una comedia ligera, solo lo es en apariencia, pues subyace un relato sobre lo “enanos emocionales” que todos somos. Es una cinta universal. Una película que nos pone un espejo ante nosotros para que nos reflejemos en él y veamos todas esas cosas con las que juzgamos a los demás y que nos impiden tener una mente abierta y ser más libres. En palabras del director del film, Marcos Carnevale, sobre el film y el personaje de León más en concreto:

“Es tanto lo que te exigen, que eso te fuerza a no poder cumplir con casi nada y así, al ser infelices, necesitamos crear un personaje propio para que los demás terminen aceptándonos”

Un personaje que pronto se derrumba, porque vemos enseguida cómo León, es más frágil de lo que parece. En este apartado, juega un papel importante su hijo Toto (Nicolás Francella), quien al conocer a Ivana pronto teme que ella pueda dejarle por su “defecto”. En definitiva, es un film estupendo, lleno de emociones, que arranca una sonrisa desde el primer minuto, al mismo tiempo que refleja la crueldad de los estereotipos y cómo estos son creados por los humanos y no por los medios de comunicación ni por la publicidad como asiduamente se repite por ahí. Una historia bella en su simplicidad que sin duda encantará a todos los que busquen ver Cine del Bueno.

Advertisements

¿QUIERES GANAR LA PRIMERA TEMPORADA DE VELVET EN BLUE RAY?

Inauguramos un nuevo apartado en esta andadura, el de los Concursos de Cine. LocosdelCine, gracias a Divisa Home Video, sortea la Primera Temporada de la Serie española de moda, VELVET, protagonizada por Miguel Ángel Silvestre y Paula Echevarría, en una estupenda Edición en Blue Ray, con más de 10 horas de Contenido Extra: Entrevistas, Escenas Eliminadas, Galerías y muchas cosas más.

¿Cómo podéis conseguirla?

El expediente a realizar es muy sencillo. Los concursantes tendrán que escribir una carta de amor, de la cual, se va a valorar la creatividad y la originalidad. La carta debe ocupar máximo una cara de folio. No hay ningún tipo de norma referente al tipo de letra, pero se agradece que tenga un tamaño que facilite su legibilidad. Aquellas cartas que contengan expresiones vulgares o soeces no se tendrán en cuenta.

Se ha habilitado la siguiente dirección de e-mail para que los participantes envíen sus propuestas. Junto con la carta, debe constar el nombre del autor y una dirección de contacto: locosdelcine159@gmail.com

El concurso dura desde el día 25 de Julio hasta el 8 de Agosto de 2014. 

Mucha suerte a todos.

EL AMANECER DEL PLANETA DE LOS SIMIOS: LA MEJOR PELÍCULA DEL VERANO

El estreno en el 2011 de “El Origen del Planeta de los Simios” nos pilló a unos cuantos de sorpresa, por no decir que fue algo inesperado para todo el mundo. Personalmente, la primera entrega me emocionó, me llenó de ternura y al mismo tiempo de una enorme desazón. Aquella película versa sobre algo que ya se ha tratado en otras ocasiones: la arrogancia del hombre acerca de su contínuo intento de controlar la naturaleza. Aunque, al mismo tiempo, nos transmite las bondades de los avances científicos, pero siempre adornados con ese halo maquiavélico de que el fin justifica los medios. Es constante escuchar insultos dirigidos a los simios de la cinta como el de “estúpidos monos”. Vimos cómo un buen hombre intentaba ayudar a su padre, enfermo de alzheimer, a superar esta penuria, inyectándole un “virus” desarrollado en laboratorio que podría suponer un gran avance médico. Este lo prueban en primates. Una de las hembras tiene un bebé, llamado César, protagonista indiscutible gracias al genial Andy Serkis.

César hereda el virus, que forma parte de su ADN, y le convierte en un simio muy inteligente. César es criado por el científico, en su hogar. Ambos desarrollan una amistad que va mucho más allá, como si fuera la relación de un padre y un hijo, pero pronto se da cuenta de que César nunca dejará de ser un simio, y que “hay cosas en el mundo que no se pueden controlar”. César toma conciencia de sí mismo, busca sus orígenes, y esa búsqueda desemboca en una inevitable tragedia que da comienzo a los acontecimientos que vemos en la segunda entrega de una trilogía que conectará con los acontecimientos que tienen lugar en la película “El Planeta de los Simios”.

Diez años después de los hechos de la primera entrega, comienza “el Amanecer del Planeta de los Simios”. La raza humana prácticamente se ha extinguido a causa del Virus. Solo unos pocos han sobrevivido, y viven refugiados en las ruinas de San Francisco. Mientras, en los bosques cercanos a la ciudad, los Simios liderados por César han evolucionado, han creado una nueva sociedad. César es padre y solo quiere tres cosas: “Familia. Hogar. Futuro”. ¿Quién no puede identificarse con él? ¿Acaso los humanos somos tan distintos de los simios? Estas son las cuestiones principales que atañen a este film, que es sin duda, la mejor película del verano. Lo afirmo sin temor a equivocarme, porque entre otras cosas estos meses son un auténtico desierto de estrenos realmente buenos en los que se prime la calidad en vez del absurdo. Los espectadores que buscamos productos que no insulten nuestra inteligencia estamos de enhorabuena con este estreno. Desgraciadamente, las vacaciones veraniegas nos causan estragos, porque una amplia mayoría de los que van al cine ahora son jóvenes adolescentes, que sin intención de generalizar, solo buscan ver imbecilidades. Afortunadamente, hay excepciones.

No se pueden valorar ambas películas por separado, porque forman un todo. Seguramente debamos esperar a la tercera entrega para poder realizar una valoración más a fondo alrededor de ellas, pero aun así, esta nueva entrega es sencillamente magnífica. Aventuras, drama, acción, están servidos, además de que deja abierta la puerta a cierta esperanza, porque como ya vimos en la primera entrega, no todos los hombres son arrogantes ni buscan controlar la naturaleza. Si queremos tener Familia, Hogar, y un Futuro, debemos claramente cambiar la senda de los acontecimientos diarios. Ante todo, ser conscientes de que hay cosas que no podemos controlar, y por otro lado, defender lo más importante: la Libertad. La Dama Libertad que está todos los días en constante peligro, todos los días renunciamos a su compañía a cambio de falsa seguridad y de un falso progreso. ¿Para el Progreso vale todo? ¿El Progreso no es facilitarle a las personas que tengan esa Familia, ese Hogar, y un Futuro para sus descendientes? Aprendamos a amar y no a odiar. Es algo complicado, pero merece la pena intentarlo, si es que queremos sobrevivir. Este es el mensaje del film, un mensaje que cualquier ser humano racional compartiría.

MONUMENTS MEN: DEBEMOS PROTEGER EL LEGADO CULTURAL

“Si destruyen nuestro arte, las esculturas, borrarán nuestra identidad, lo que somos, y será como si esa Historia nunca hubiese existido”

Este es el mensaje más claro que se puede extraer de la última película de George Clooney, como director y protagonista, Monuments Men, basada en hechos reales. En ella, Clooney reúne a un grupo de amigos habituales como Matt Damon, John Goodman, o James Belushi, y juntos forman un grupo especial de “soldados”, encargados de proteger el legado cultural europeo del expolio nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Una historia muy dura contada con ciertos toques de humor que suavizan un poco el relato, pero que tampoco escatima en mostrarnos otro tipo de horror, esta vez no relacionado directamente con las matanzas de judíos, sino con la destrucción de cuadros, esculturas, monumentos arquitectónicos y un largo etc. Estos hombres, los Monuments Men, lograron salvar unos cinco millones de obras de arte, además que le quitaron al fhürer sus reservas de oro. Vemos en la película aun así, como los nazis queman con lanzallamas numerosos cuadros, libros, muebles y objetos parecidos, que por supuesto, pertenecieron a numerosos coleccionistas judíos.

La película no es grandiosa, ni creo tampoco que pretenda serlo. Desde luego no comparto en ningún momento las cosas que se dijeron de ella en el momento de su estreno. Pienso, y esto no es más que una valoración personal que no tiene que ser admitida por todos, que en esta ocasión si hay pretensión de algo, es precisamente de hacer un llamamiento a todo el mundo, para que la gente tome conciencia de lo que supondría la aniquilación de la Cultura. Algunos sistemas educativos, especialmente el nuestro, ya están dando pasos de gigante con los que erradicar el estudio de la Filosofía, la Historia del Arte o cualquier materia que suene a enseñanzas humanísticas.

No están quemando libros o cuadros como en el film, pero con el devenir de las generaciones, si seguimos por este camino, sin duda los cuadros, los libros, la música, todas estas cosas pueden convertirse en totalmente innecesarias, pues no habrá público al que le interesen. De pasar esto ¿Qué sucedería con los Museos? ¿Qué pasaría con las Bibliotecas, Videotecas etc? ¿Qué clase de Sociedad puede ser aquella que ignora su Cultura, de donde viene y por qué es como es?

¿Es una película sobresaliente? No, pero tiene un mensaje implícito muy importante, que algunos sectores de la sociedad, especialmente los gobernantes, deberían ver. Y es un relato entretenido, agradable e instructivo, muy adecuada para una tarde de sábado en casa.