X-MEN: DÍAS DEL FUTURO PASADO, HÉROES MUY HUMANOS

Ha sido un gran alivio y una enorme sorpresa encontrarme con esta película. Siempre es un placer reunirse de nuevo con los X-MEN y pasar una buena tarde de acción y entretenimiento. Yo diría que esta película va mucho más allá de lo que son las escenas impresionantes. El metraje es de dos horas y cuarto, que pasan como un auténtico suspiro, el ritmo no da tregua para que el espectador respire un poco, cada minuto es un peligro añadido. La tensión aumenta hasta que llega el final, el cual, me ha arrancado una enorme sonrisa, algo que desde hace un tiempo no hacía ninguna película.

No voy a entrar en detalles frikis relacionados con el cómic. Entre otras cosas porque no he leído la historia original de Chris Claremont y John Byrne, pues parece ser que los guionistas se han tomado ciertas licencias respecto al texto original, y es que de este tipo de cuestiones ya se encargarán otros. Bajo mi punto de vista considero más importante centrarse en lo que nos cuenta el film. Y es que esta película es una cinta de Transición, de cambios, un relato en el que ya nada volverá a ser como creíamos. Olvidemos lo que hemos vivido en la primera trilogía de los Mutantes, porque la Historia ha cambiado absolutamente. ¿Qué es lo que nos deparará el Futuro? Pues habrá que esperar a la siguiente película para averiguarlo, la cual, ya está en marcha. No se puede decir que Bryan Singer haya pecado de ser alguien confiado con su película, de hecho, creo que es muy consciente de que ha hecho una gran película de X-MEN, bajo mi punto de vista, mejor que las tres primeras películas juntas. Algo que habrá contribuido a esto sea el fichaje por parte de Fox de Mark Millar, uno de los mejores guionistas actuales de cómics, que ha trabajado con numerosos personajes de Marvel y DC.

En esta ocasión, nos encontramos un mundo destruido, sometido a un régimen tiránico, gobernado por los Centinelas, unos robots fabricados por el industrial Bolívar Trask (Peter Dinklage), un megalómano obsesionado con la idea de que los Mutantes exterminarán al resto de los seres humanos sin poderes por considerarles inferiores. Los Centinelas han destruido a los mutantes y a los humanos que los ayudaban. Solo queda un reducido grupo, liderado por los ancianos Profesor Xavier y Magneto, que vuelven a estar interpretados por Patrick Stewart e Ian Mckellen respectivamente. La única posibilidad que hay de evitar la Guerra: enviar a alguien al Pasado para cambiarlo y evitar que en el Futuro estalle el conflicto. Solo una persona puede resistir ese peligroso viaje, pues consistiría en trasladar su Conciencia a su Yo del Pasado, un proceso peligroso que dañaría irreversiblemente al viajero. Pero alguien que tenga el poder de regenerar sus heridas podría resistirlo. Una vez más, el anihéroe Lobezno (Hugh Jackman) está dispuesto a salvar la situación.

“En aquella época estaba perdido. Tendrás que ser paciente conmigo” (Xavier)

Lobezno además se encontrará en una complicada situación, y es que deberá encontrarse con un joven Charles Xavier (James Mcavoy) abatido, psicológicamente hundido, y quizás el único que pueda ayudarle a ser el que era, es su amigo- enemigo Erik Lensher , alias Magneto (Michael Fassbender), momentos en los que la amistad de ambos estaba rota.

“Deberás ayudarnos en una época en la que no podíamos estar más separados” (Magneto)

Bajo mi punto de vista, si hay algo realmente poderoso en esta película, es la esencia humanista que esconde detrás de la parafernalia de super poderes, instantes pequeños en los que logras empatizar con los personajes, que ya no son simples tipos raros con extrañas habilidades, pues percibimos mucho mejor sus sentimientos e inquietudes, sabemos por qué sufren. Por ejemplo, cuando parece que todo está perdido, un Magneto anciano herido se dirige a su viejo amigo Xavier: “Tantos años perdidos en un continuo conflicto entre nosotros, Charles”, y ambos se dan la mano, recuperando esa gran amistad; o el brillante encuentro entre el Charles joven y su Yo Futuro, quien alecciona al joven con la sabiduría que dan los años: “Que una persona tropiece no significa que sea un caso perdido”.  Quien brilla en esta cinta es sin duda Mcavoy en su papel del Profesor, logrando una interpretación mucho mejor que en la predecesora Primera Generación. Aparte de los personajes principales, encontramos también secundarios muy interesantes, como Hank, alias Bestia, el joven genio científico que con los años se convertirá en uno de los aliados más importantes de los X-Men, y también a Mercurio (Evan Peters) un joven dotado de supervelocidad, el cual, esperamos volver a ver con un papel mayor en la siguiente película, en la cual se aclare mejor su origen, aunque en esta ya dejan alguna pista. Los lectores habituales de X-Men sabemos ya el secreto de este personaje pero no lo revelaré aquí.

Podría seguir enumerando momentos excelentes del film pero al final esto sería un texto que destriparía absolutamente la película. ¿Merece la pena el dinero de la entrada? Desde luego, si hay una cinta de superhéroes que merezca la pena, sin duda alguna, es esta nueva de X-Men, la cual, es un soplo de aire fresco y una auténtica maravilla dentro del género. Me ha devuelto la esperanza hacia este tipo de películas después de la basura insultante de Amazing Spiderman 2, la cual desde luego, no vale ni un céntimo. Diversión, adrenalina y viajes en el tiempo, esto es lo que nos traen los X-Men, creo que no se puede pedir nada mejor.

Advertisements

One comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s