DIVERGENTE: ANÁLISIS DEL LIBRO

De nuevo, somos conscientes de que este es un Blog de Cine, pero como ya dijimos en otra ocasión, consideramos interesante añadirle un toque distinto, analizando las novelas que se adaptan a películas, especialmente para otorgar a los lectores una perspectiva distinta que les permita decidir con mejor Criterio si quieren ir a ver la película cuando se estrene. Sin otro particular, dejamos a continuación nuestro parecer acerca de este nuevo posible éxito juvenil.

La novela juvenil está muerta. No es una frase dicha por algún intelectual conocido ni nada, es de mi propia cosecha. Es una reflexión a la que llegué cuando finalicé la página 460 de Divergente, una nueva trilogía literaria impregnada de hormonas adolescentes. No vamos a analizar aquí la película por dos motivos: el primero, porque aun no la hemos visto. El segundo, porque no sabemos con certeza si la veremos, especialmente tras la lectura del libro. En algunas ocasiones he apuntado que me gusta mucho la idea de poder leer los libros antes de ver las películas, porque así puedo formarme una opinión lo más aproximada posible a lo que puedo encontrar en el film.

Ya hay algunas críticas por ahí que apuntan a que es una adaptación fiel. Sin entrar en este debate absolutamente manido y subjetivo sobre cuál es la mejor manera de adaptar un texto al lenguaje audiovisual, sí que hay algo que creo conveniente señalar respecto de Divergente. Y es que hay un tercer motivo que me impide ver la novela, y es que este libro es un producto nacido de la mezcla de varios existentes previamente. Imaginemos una enorme olla a presión en la que vamos metiendo ingredientes, los cuales son muy buenos por cierto. Introducimos un poco de Farenheit 451, la legendaria distopía de Ray Bradbury, luego metemos otro tanto de Orwell y su 1984; ahora, pasamos a poner en esa misma olla la recientísima Los Juegos del Hambre, aderezado con toques de Crepúsculo y su deprimente tenebrismo sentimental. Pero no basta con esto, pues también los ingredientes de películas como Matrix y Origen, son bastante atractivos, por lo que los metemos también. Mezclamos un poco, removemos, cambiamos, quitamos, añadimos y….¡TACHÁN! Ha nacido Divergente.

La esencia de esta historia, que para nada aburre dicho sea de paso, es muy simple. Mundo futuro distópico en el que la Sociedad está dividida en Grupos, cada uno de los cuales, está destinado a promover una virtud diferente del Ser Humano: Por ejemplo están los de Osadía, valientes a más no poder, y son aquellos que sirven para ser policías o soldados; luego tenemos a los de Abnegación, esos que son muy buenos y generosos, lo dan todo por los demás; también tenemos un Grupo social que parecen tener como maestro al doctor House, solo que tampoco les ha servido mucho su influencia para ser al menos más inteligentes, son los del Grupo Verdad, es decir, como diría un familiar conocido, “unos sinceros de los cojones”. Pido perdón por la expresión pero es la manera más clara de describirlos. Pero, para la inteligencia ya tenemos al grupito de los que se dedican a cultivarla. Y no me puedo dejar a los de Cordialidad, que sinceramente, pintan bastante poco en esta historia.

Más allá de lo que podamos pensar sobre la originalidad de la idea, nos damos cuenta de que todo se viene abajo como un castillo de naipes nada más empezar a leer. Y es que todo me suena demasiado a los Juegos del Hambre y a Crepúsculo. La autora de esta historia, Veronica Roth, tiene ahora mismo dos posibilidades. O bien pega un taquillazo que le suponga un aumento de ventas espectacular de sus novelas, o bien, esto se convierte en un fracaso de proporciones épicas. Sin desearle ningún mal por supuesto, en principio apuesto por la segunda opción, y espero equivocarme. Pero tengo la sensación de que no todos los jóvenes que conforman el público objetivo al que va dirigida esta historia son idiotas, y más de uno se podrá dar cuenta de que Divergente no es ni mucho menos algo que no hayamos visto ya con anterioridad.

Algunos incluso irán mucho más allá, y criticarán esta historia por su visión negativa sobre el hombre, cuya naturaleza no es precisamente ética, sino que tiende a la maldad. Un asunto que podría dar mucho de sí, y que en el libro no se le da demasiada importancia. El libro es un entrenamiento alargado para los Juegos del Hambre. Además de que la estética que podemos percibir es muy similar, al igual que la atmósfera típica de los relatos apocalípticos. De nuevo, los protagonistas son jóvenes adolescentes, especialmente la chica, Beatrice, nacida en el grupo de los Abnegados, pero que decide meterse en Osadía. A los 16 años, todos los chicos tienen que someterse a una prueba psicológica con la que establecen a qué facción son más proclives. Y es aquí donde empiezan los problemas para Beatrice, porque ella no da características de una concreta, lo cual, la convierte en Divergente, alguien muy peligroso para el Sistema dictatorial que dirige la sociedad. ¿En donde habremos visto antes esto?

Quizás he sido más benevolente con este libro porque no me ha resultado del todo aburrido y me he entretenido leyéndolo. Ya le vale con 460 páginas. Creo que además se podrían haber reducido considerablemente. Pero desgraciadamente, y siendo honesto conmigo mismo, tengo que decir que es un libro bastante mediocre y que está hecho absolutamente aposta para aprovecharse del éxito de otros que le precedieron.

Advertisements

4 comments

  1. ¿Conoces ‘Bienvenidos a la Fiesta’? Es un blog de literatura infantil y juvenil -y más- extraordinario. Analiza muy bien las distopías juveniles.
    Gracias por la reseña

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s