EL GRAN HOTEL BUDAPEST, GENIAL PELÍCULA

Nunca he visto una película de Wes Anderson. Sí que he oído hablar de él y de otras obras anteriores como Viaje a Darjeeling, pero no me he adentrado en ninguna. No sé si ha sido por saturación de películas que ver o porque sencillamente uno escribe una lista de cosas pendientes que al final se va alargando en el tiempo, por lo que siempre hay algunas que se quedan en el tintero. Gracias a este director he podido tener una estancia en el Gran Budapest, y esta ha sido de lo más agradable y entretenida.

 La película desde luego merece numerosos elogios, especialmente en cuanto a trabajo de dirección. Desgraciadamente ha entrado tarde en la terna para los Oscar, y por lo tanto no se la ha podido tener en cuenta. Esperamos que para el año que viene sí que se la tenga en cierta consideración, aunque es pronto aún para andar pontificando sobre cuáles son las merecedoras de los galardones. Si tenemos en cuenta el hecho sabido hace semanas sobre que los académicos no ven las películas, pues entonces nuestros deseos obviamente quedarán en saco roto, ya que se tendrán en cuenta otras cuestiones para decidir cuando una película es buena o no. Para nosotros, y a pesar de lo que puedan llegar a decir algunos, la cinta de la que hablamos es realmente genial, con un guión perfectamente bien construido, unos personajes muy bien perfilados, unos diálogos rápidos, ágiles y realmente geniales.

No voy a enumerar a todos los actores que salen aquí porque la lista es muy larga, pero son todos de auténtico lujo. Sí voy a destacar especialmente las interpretaciones de Ralph Fiennes, en su papel de conserje del hotel, Gustave H. y el del joven botones Zero, interpretado por Tony Revolori. Ambos son sin duda el eje central del film. Una película a caballo entre la intriga policíaca, el drama de entreguerras y la comedia surrealista. Diría que especialmente tiene más de esto último que del resto. Esta es la típica obra de la que es mejor contar lo menos posible y que sean los propios espectadores los que la descubran por sí mismos. Ante todo creo que brilla precisamente por el poderío de su guión, por cómo están dirigidos los actores, cómo van encajando las piezas de un enorme puzle que compone el retrato de una época y de una sociedad concreta.

Me gustaría también resaltar el hecho de que algunos apuntan a que este film se parece a Four Rooms o el Exótico Hotel Marigold. Vamos, ni por asomo. Más bien esta historia nace inspirada, como se explica al final, en los escritos de un conocido autor llamado Stefan Zweig, nacido en Viena, que ha cultivado especialmente el género de las biografías de personajes históricos. Desgraciadamente este autor es desconocido porque no he leído nada de su obra, aunque siempre he escuchado maravillas de él. Gracias a Wes Anderson seguramente descubra a un genio literario. Invito a todos a que reserven habitación en este Gran Budapest, no se arrepentirán, y seguramente descubran una de las pocas Mejores Películas que nos deparará el próximo año.

Advertisements

2 comments

    1. Muchas gracias, siempre son bienvenidos nuevos amigos a nuestro Blog, cuantos más mejor. Espero que te guste la película si vas a verla, sin duda, es de lo mejor que se ha estrenado
      últimamente. Un saludo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s